El enigmático mecanismo de Antikythera

nueva3.jpgnueva2.jpgnueva.jpgantik2.jpg

            1                   2                         3                              4                            

1,2 y 3- Fotografías de las diversas partes que se conservan en el Museo Arqueológico de Atenas.

4- Reconstrucción hipotética del mecanismo.

Descripción General: Reloj astronómico que reproducía el movimiento del sol y la luna (en el original, posiblemente también de los planetas) con sofisticados engranajes que producían la relación 254:19 (revoluciones siderales de la luna : años solares). Gracias a engranajes diferenciales que sustraían el  movimiento del sol al de la luna, esta especie de calendario perpetuo mostraba también las fases lunares. Los restos de este mecanismo se encontraron en 1902 en un barco hundido cerca de Creta y fueron estudiados por Derek De Solla Price (1922-83) en los años 70, quien tuvo que admitir la necesidad de un cambio en la concepción que hasta entonces se tenía de la ciencia y tecnología griegas en el período helenístico (siglos IV-II a.C., período comprendido entre la muerte de Alejandro Magno y la conquista romana de los territorios en los que se había dividido el imperio alejandrino).

antik1.jpg 1.- Reconstrucción física del aparato.

6ca92ou13cay0woiacatgin76ca2pgmfrcanvdgvocat71e97cazphl5mca0gxl1aca0623m3cavoybg3cak9mz99ca3nt2b9cacn86xzcakeb7vgcae2pvafcaijbykjcav3ieseca55gq85.jpg 2.- Fotografia mediante Rayos X.

El llamado mecanismo de Antikythera es uno de los descubrimientos arqueológicos más desconcertantes y desestabilizadores de todos los tiempos,  manteniéndose además en un incómodo anonimato para el mundo en general.  Fue descubierto a principios de siglo por unos pescadores del pequeño pueblecito pesquero griego de antikythera entre los restos de un naufragio romano del siglo II de nuestra era. Desde el principio intrigó muchisimo encontrar unos restos de lo que parecían las diversas partes (81 fragmentos) de una maquinaria, compuesta por engranajes y piezas de una desconcertante complejidad, en un substrato histórico (romano) que no le correspondía, por lo que inicialmente se pensó que habían acabado en el mismo sitio por error, o que alguien las había depositado allí.

El misterio se fue enredando todavía más cuando en los años 70 se pudo certificar que los restos tenían una antigüedad incuestionable de unos 2000 años (año 87 a.c) y que el mecanismo tenía todos los visos de ser un reloj o calculadora astrolábica o solar.  La comunidad arqueológica internacional no podía dar crédito, pues ¿cómo era posible que se hubiera construido en aquella época un sistema compuesto por engranajes diferenciales, algo que no pudo volver a ser recreado hasta el siglo XVI?. Según lo puesto de manifiesto por las fotografías, el Mecanismo  está constituido por cinco cuadrantes, agujas móviles y unas 30 ruedas dentadas, movidas, con toda probabilidad, por una manivela. El misterio estaba servido. Era el aparato más sofisticado del que se tenga conocimiento en el mundo antiguo y su aceptación supone elevar el nivel de tecnología de la cultura griega a límites nunca sospechados y más cercanos al siglo en que vivimos que a la teórica época de su construcción.

Además, al rebuscar entre las fuentes clásicas, los historiadores comenzaron a tomar en serio las descripciones que el famoso orador Cicerón introdujo en sus escritos, en las que indicaba que había llegado a su conocimiento que había existido un instrumento similar que había sido construido por el filósofo griego Poseidonios, que fue famoso por establecer una prestigiosa escuela de astronomía en la isla de Rodas. Poseidonios lo construyó teniendo en cuenta las tesis del famoso astrónomo y matemático Hiparco de Nicea. Se cree que el instrumento debió perderse en el mar tras un naufragio cuanto era enviado a Roma para ser mostrado a alguna persona acomodada, probablemente un patricio o alguien con el sufiente poder dentro de la República (senador o cónsul), aunque esto no es más que una hipótesis, pero que queda en cierta manera avalada ante la evidencia de la excepcionalidad del invento.

Desde el año 2005 existe un proyecto conjunto entre investigadores británicos y griegos (The Antikythera Mechanism Research Proyect), que han realizado reconstrucciones hipotéticas del mismo y del que son notícia las espectaculares simulaciones que dan una idea de la increible exactitud que podría haber alcanzado el aparato. La última noticia sobre el equipo es que han podido descubrir, mediante un microscopio ultrasensible, una enorme cantidad de inscripciones en griego en la parte posterior de los restos existentes, en lo que podría ser un libro de instrucciones del aparato ¿increible, no?.

En nuestra miope, engreida y tecnificada sociedad, noticias como esta te demuestran que el ingenio humano nunca ha tenido límites y que el uso de la tecnología no es exclusivo del homo sapiens-post-revolución industrial.

 

 

 

Anuncios

~ por nvmantinus en febrero 22, 2008.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: